Luces al fin del mundo

lafdm2 Ampliar imagen
Autor: Nicolás Alonso Año: 2017 Editorial: Planeta

En Luces al fin del mundo: Relatos de ciencia en Chile, del periodista de actualidad y ciencia  Nicolás Alonso, se reúnen las historias de once investigadores y científicos que buscaron resolver aquellas dudas que los invadieron durante la niñez.

Nicolás Alonso, periodista de revista Qué Pasa, retomó  varios de sus artículos publicados en este medio, en los que ahondó para la realización del libro Luces al fin del mundo: Relatos de ciencia en Chile. El resultado es una mezcla de relatos de vida e investigación periodística que se transforman en once experiencias que dan cuenta de avances históricos en el plano científico nacional y se perfilan como un real aporte a la ciencia y tecnología del mundo.

Cada relato se funda desde la fantasía que embriaga la niñez, alcanzar lo inalcanzable, salvo para la mente de un niño; ser invisible, conocer el futuro, crear seres fantásticos, alcanzar el infinito del cielo azul. Esta es la base de la receta, a eso se le suma la insaciable sed del saber y la superación, ser más que los padres –típico chileno, dirán algunos- estudiar y estudiar y tener la agudeza y el interés en algún tema que pocos o nadie ha trabajado en nuestro país.

El autor Nicolás Alonso. Fotografía: Revista Qué Pasa.

El autor Nicolás Alonso. Fotografía: Revista Qué Pasa.

Luces al fin del mundo, es mucho más que relatos sobre el quehacer de chilenos científicos, sus sueños de infancia y sus logros. El lector recibirá información desde distintas disciplinas científicas, sucesos que ocurren en nuestro país continuamente, pero que desconocemos, algunos inimaginables. Sólo por dar ejemplos: ¿Quién iba a pensar que nuestro cuerpo funciona con moléculas de THC natural?  Sí, tenemos marihuana en nuestro interior… o que podríamos llegar a ser invisible rebotando la luz que absorbe nuestro cuerpo, o que tenemos un primo pacífico, el bonobo, y que el chimpancé sería algo así como su gemelo malvado.

Nicolás Alonso y cada una de las once voces de Luces al Fin de Mundo, nos muestran que la ciencia tiene muchas aristas, desde el arqueólogo al hombre que usa cotona blanca en un laboratorio alterando embriones de pollos, y más importante aún, que en nuestra tierra se hace ciencia de calidad, con pocos recursos, poco reconocida, muchas veces invisible para las personas no entendidas en el tema, y a pesar de todo ello y más, aquí se está haciendo escuela y no para el futuro, pues una vez que leas este libro y dimensiones todos los avances, verás que ese futuro ya está aquí.

[Reseña por: Angélica Rocha, mediadora de lectura Biblioteca Viva Norte]