El dilema del omnívoro

edo Ampliar imagen
Autor: Michael Pollan Año: 2017 Editorial: Penguin Random House

En El dilema del omnívoro: en busca de la comida perfecta, Michael Pollan, periodista y activista estadounidense, reflexiona sobre la relación existente entre la política, la economía y la comida.

Según el mito de origen Maya, Popol Vuh, los hombres estamos hechos de maíz, y para Michael Pollan, esto es hoy tan verdad como lo fue en tiempos de los Imperios Precolombinos. El maíz es la base alimenticia mundial, debido a la gran diversificación de alimentos que se pueden crear con él, algunos que ni siquiera sospecharíamos están compuestos por maíz. Con tal de saber qué es lo que estamos comiendo, Pollan realizó el seguimiento del maíz desde su semilla, hasta que llega a al plato en nuestra mesa, y lo que descubrió, fue por lo menos alucinante e inesperado.

La cadena alimenticia del maíz, no solo pasa por fábricas agrícolas como nuestro imaginario dicta, su trayecto comienza a desglosarse por un sinfín de lugares poco salubres, por decir lo menos, y de gran y pequeña envergadura, lo que lleva al autor no sólo a analizar el producto en sí, sino también el sistema económico en el que se desenvuelve, como la alta o baja demanda o la sobreproducción de cosechas que afectan a la misma, a los campesinos y los consumidores.

Michael Pollan. Créditos fotografía: Christopher Anderson

Michael Pollan. Créditos fotografía: Christopher Anderson

A su vez, las alteraciones en el mercado son el motivo por el cual nuestros hábitos alimenticios se ven trastocados, produciendo cambios en nuestra cultura. A modo de ejemplo, no es menor que Estados Unidos buscara justificar públicamente la Guerra Fría, dándole una nueva utilidad a los elementos venenosos empleados en la construcción de bombas, ahora como el fertilizante estrellas de todas las granjas del país. Y ni hablar de los efectos en la salud y las cada vez más populares enfermedades asociadas a nuestro mal comer.

He de confesar que este libro me tomo más tiempo de leer de lo acostumbrado, no porque fuese un libro complejo, de hecho es fácil de entender y de rápida lectura, pero algo difícil de digerir por el asco que genera en el lector. Sí, asco. Me explico; sucede que Pollan nos presenta una verdad incómoda, uno realmente no quiere saber lo que está comiendo, no es que seamos ingenuos, todos sabemos que los alimentos que ingresamos a nuestro cuerpo están altamente procesados y alterados, pero conocer el detalle de ello siempre produce un rechazo.

De alguna manera nos sentimos más cómodos en una falsa ignorancia. Bueno, quizás es lo único que nos permite alimentarnos, de otra manera, si seguimos el instinto al rechazo ¿qué comeríamos? Entonces, me surge la siguiente interrogante; ¿Será el huerto urbano realmente la solución? Según Pollan cada semilla ya se encuentra intervenida, es más, privatizada. Gracias Monsanto por ello.

El Dilema del Omnívoro es un libro para valientes, que nos invita a reflexionar y discutir sobre nuestros hábitos alimenticios, sobre cuán atrapados estamos en la industria y cómo podríamos generar nuevas formas de producción y fuentes de alimentación, cuando incluso lo que creemos -o nos venden- como saludable, no lo es.

[Reseña por: Angélica Rocha, mediadora de lectura Biblioteca Viva Norte]