Noticias

Mafalda: Con humor de criticar

A A

La obra más conocida del reconocido humorista gráfico argentino Quino nos ha hecho reír y reflexionar, con un estilo inconfundible y una mirada aguda de la sociedad. El director de sede Vespucio, Carlos Pavez,  analiza su estilo y nos invita a disfrutar de “Mafalda” en la siguiente reseña.

mafalda

Malfalda” de Joaquín Salvador Lavado Tejón, popularmente conocido como Quino, da sus primeros pasos entre 1964 y 1973, a través de publicaciones diarias en periódicos y revistas. Desde sus comienzos se caracterizó por tener un alto grado de contenido social en sus páginas. Siendo un abanderado en la lucha por develar la sociedad tal como es, colocando su énfasis en las desigualdades del sistema imperante y como estas repercuten en la vida diaria de las personas y de la protagonista del cómic, la carismática Mafalda. Así se va construyendo, sobre la matriz de la crítica social y del modelo, una red de personajes, que son estereotipos de las personas con las cuales convivimos a diario, en nuestra vida real. Así tenemos a  Mafalda, la cual es la crítica y certera, el soñador Felipe,  el materialista comerciante Manolito, Susanita la “antihéroe”, el ingenuo Miguelito, la pequeña Libertad y su mensaje crítico, y finalmente los padres de Mafalda quienes tienen que luchar contra la vida y ser un soporte para la mente ácida de su hijita.

mafalda-1

Quino ha utilizado el humor como una potente herramienta de crítica y la utilización de personajes infantiles permite que el lector asimile de manera efectiva esta intención. El humor a su vez resulta una vitrina poderosa en donde exponer su discurso de forma segura de la censura y evitarse toda clase de inconvenientes; como diría Óscar Wilde “si quieres decirle a la gente la verdad, hazles reír o te matarán“.

El humor actúa en nuestra percepción facilitando que el mensaje impacte profundamente en el lector, puesto lo que nos hace reír vuelve continuamente a nuestra mente y nos facilita la asimilación del mensaje.  Como señala Humberto Eco en su libro Apocalípticos e Integrados: “En los casos en que la sátira no pasa de mecánica, puede a la larga entrar en el repertorio de los lugares comunes; pero en los casos en que es tocado (y ocurre a menudo) un momento “universal” de la debilidad humana, la historieta sobrevive y abre brecha en el sistema que intentaba condicionarla”

mafalda-3

La caricaturización de los personajes no es antojadiza y obedece a la idea de buscar la identificación con el dibujo, el cual entre más sencillo se va a transformar en más universal y el mensaje por lo tanto también lo será. De esta misma manera, que los personajes sean infantiles ayuda a vernos reflejado en ellos, y ver que estos resuelven problemas de adultos ayuda a empatizar con los chicos.

Finalmente podemos decir, que el cómic es y será un medio de comunicación por excelencia para expresar ideas, ya sean pensamientos políticos, culturales, medioambientales, etc. En el caso de nuestra “Mafalda“, el que haya sido un cómic de escasa extensión (promedio 5 viñetas) y que se haya publicado diariamente en periódicos y revistas permite que el mensaje implícito en sus páginas sea recepcionado por millones de personas a través de los años, llegándose a convertir en todo un referente de la crítica social hispanoamericana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *