Noticias

Arelis Uribe y la nueva literatura feminista chilena

A A

Desde su debut literario en 2016 con el libro de relato Quiltras, la escritora y periodista Arelis Uribe ha llamado la atención de los lectores y de la crítica literaria. La autora, quien también publicó un libro de columnas titulado Que explote todo, escribe sobre los márgenes y la desigualdad social, siempre desde una mirada feminista. Daniela Cáceres, mediadora de lectura de Biblioteca Viva Sur, nos reseña sus dos libros publicados por Los libros de la mujer rota.

au

Es increíble que en el siglo XXI continuemos las mujeres siendo objeto de ciertas situaciones incómodas, acoso laboral y callejero, discriminación laboral y desigualdad de sueldos, entre otras cosas, habiéndose declarado la igualdad de género en 1945. De hecho, si se realiza el ejercicio de preguntarle a tus amigas, colegas o cualquier mujer del entorno si han vivido alguna de estas situaciones, más de una te contará alguna de sus experiencias.

De esto y otros temas escribe Arelis Uribe en sus libros, que la editorial Los libros de la mujer rota trae para nosotras. El primero fue Quiltras, un libro de cuentos muy breves que sorprende gratamente a personas de mi generación con historias femeninas muy realistas y a la vez con pequeños guiños pop.

Si fuiste adolescente a fines de los 90, comienzos del 2000, entenderás perfectamente los pequeños detalles tocados por la autora, como la letra de una canción de Supernova o el uso de Napster (Para quienes no lo sepan, fue la primera plataforma P2P en la cual podías bajar música). Asimismo, es muy interesante la portada, una imagen de un boleto de micro escolar, del año de la pera, muy provocativo al agregarle unos lindos moños y un jumper al que fuera un varón. Y el título, que llega directamente a nuestro inconsciente colectivo, representa a todos esos perros sin raza, a todos los chilenos que no sabemos de dónde venimos, mestizos y mestizas de este país.

La escritora y periodista Arelis Uribe. Fotografía: Los libros de la mujer rota.

La escritora y periodista Arelis Uribe. Fotografía: Los libros de la mujer rota.

Sin embargo, me es imprescindible señalar que un par de sus cuentos poseían una fuerte crítica a las clases sociales lo cual me causó una sensación de resquemor. Me entretuve, no lo niego, me parecieron irreverentes e incluso eso me agradó, no obstante me incomodó la carga de resentimiento social que cuentos como “Italia” o incluso “Ciudad desconocida” tenían entre sus letras. Porque la autora nos golpea con ello y nos hace enfrentarnos a las diferencias sociales con una fuerza que puede generar en el lector una respuesta emocional potente. Nos hace darnos cuenta de que en Chile, en pleno siglo XXI, hay quienes viven en una gran casa con una Nana que atiende todas tus necesidades domésticas y otros que no tienen ni para pagar la micro. Así también, esta sensación se acrecienta porque al inicio del cuento “Quiltras” la protagonista comienza relatando su realidad escolar, una muy sucia, triste y deteriorada realidad de un Liceo y la compara con la de su amiga recién llegada de un colegio con nombre en inglés y católico. Pese a ello, y si eres romanticona como yo, “Rockerito83@yahoo.es” es el cuento para ti. El típico enamoramiento por internet que resulta bien hasta que por fin conoces a la persona en vivo y en directo.

Leer a Arelis Uribe hoy se hace necesario, porque su escritura es insurrecta, va contracorriente poniendo en tensión temáticas que son transversales en el tiempo.

¿Les conté ya cómo fue mi primer acercamiento a esta escritora? Leyendo crónicas, escritos o relatos breves, lo que parece ser su especialidad, ya que Arelis Uribe comenzó escribiendo columnas de opinión con títulos muy seductores ligados a su vida. La crónica que leí fue “La cazadora de Facebook”,  donde relata una historia que vivió cuando trabajaba como “Comunnity Manager”, apostando a hacer visible la vida cotidiana de las mujeres y sus momentos menos cotidianos.

De ahí que no es sorprendente que reúna parte de sus columnas, publicadas en varios medios de comunicación, tales como The Clinic, El Dínamo y Noesnalaferia, en el libro llamado Que explote todo. Otro título muy llamativo, donde rescata parte de su trabajo, como ella misma señala “… Las columnas que elegí para esta antología son mis favoritas hoy, las que creo que sintetizan mejor los temas que me preocupan.” Se trata de una serie de historias referentes a temas contingentes y de interés social, muchos reflejan parte de la realidad de nuestra sociedad, pero siempre ligado a experiencias vividas por la autora. “Me gusta la columna de opinión porque es un formato flexible. El mejor para aprender a escribir. En la columna cabe todo: un diálogo, una cita, una cifra, un recuerdo, una emoción, se difunde fácil y se consume rápido.”

libros

Un ejemplo: la que titula “El apellido de una mujer, siempre es el apellido de un hombre”. Si quisiéramos ahondar en la historia femenina de nuestras familias, por el apellido no sería posible, ya que siempre heredamos el de nuestro progenitor paterno. Otro ejemplo sería “Por qué me duele el machismo de izquierda”. En ella critica a los varones de izquierda que proclaman la igualdad social, política y económica, y denuncian que los ricos y poderosos gobiernan este país, pero ¿Qué pasa con las mujeres? Hablan de la desigualdad y la pobreza, temas que en este país sí son muy importantes, ya que aún seguimos atrasados en ello, pero ellos, los hombres de izquierda y revolucionarios, no distinguen, desde su posición, que tienen privilegios sólo por ser hombres. Que no son cuestionadas sus formas de hablar, su vestimenta o apariencia, y “No ven la gravedad de los celos que matan, del humor sexista…”. En definitiva, les cuesta empatizar con sus colegas y compañeras de ideología, siendo esta misma promotora de la igualdad social pero al parecer no de género. Sin embargo, Arelis  sabe que no todos son así, que el mundo está cambiando y que es tarea de todas y todos nosotros comenzarlo con pequeños y grandes gestos, como escribir sobre ello en columnas de opinión diariamente.

Me gustó mucho su estilo y forma de escribir, de interpretar una realidad, de exponer al machismo donde yo no lo había visto, que se exponga contándonos desde su propia experiencia, que señale sus propios errores, su cambio de pensamiento, no sólo en el tema del feminismo, sino en todo lo relacionado a su trabajo, que lo haga con respeto y con la conciencia de que puede haber expresado alguna vez una idea, pero que esa idea puede evolucionar y no significar lo mismo mañana. Y me gusta que escriba de temas feministas, desde el punto de vista de una mujer feminista, tan libremente y con recursos tan populares como la música o la televisión. “Que sea capaz de lanzar una idea contraintuitiva como si fuera una granada y después observar como explota todo en un debate feroz.” En definitiva, leer a Arelis Uribe hoy se hace necesario, porque su escritura es insurrecta, va contracorriente poniendo en tensión temáticas que son transversales en el tiempo y en amplios sectores de la sociedad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *